Cavitación abdominal, un tratamiento en alza para los hombres | cavitacionlife.com Cavitación abdominal, un tratamiento en alza para los hombres | cavitacionlife.com

Cavitación abdominal, un tratamiento en alza para los hombres

La cavitación abdominal ha entrado con fuerza en el mundo masculino. Los tratamientos de estética han estado tradicionalmente más ligados a las mujeres, pero desde hace ya unos años son muchos los hombres que se someten, sin ningún tipo de pudor, a distintos tratamientos estéticos y de belleza para mejorar su imagen.  El término metrosexual abrió las puertas para que el género masculino empezara a tomar abiertamente conciencia de su físico y de la gran cantidad de tratamientos que existen en el mercado.

Ellos empezaron con el consumo de productos para el cuidado de la piel y, hoy en día, los tratamientos masculinos en centros de estética están al alza. La realidad es que, más allá del consumo de productos cosméticos, cada vez son más los hombres que quieren mejorar su aspecto físico y para esto recurren a profesionales que les indican el mejor tratamiento.

El tratamiento de la cavitación abdominal (indicado para la eliminación de la grasa localizada) está ganando cada vez más adeptos entre la población masculina, sobre todo, como en el caso de las mujeres, cuando empieza a llegar el buen tiempo y se empieza a pensar en que pronto habrá que lucir el bañador.

¿Es la cavitación abdominal la solución?

Aunque es cierto que las mujeres son más propensas, debido a motivos hormonales, a acumular más grasa en determinadas zonas difíciles (muslos, caderas, etc.), lo normal es que los hombres tiendan a acumular grasa en el abdomen y la cavitación (junto con su versión de mejor frecuencia, la ultracavitación) es una técnica especialmente indicada para tratar este problema por su probada efectividad a la hora de actuar sobre grasas especialmente difíciles y localizadas. El hecho de que no sea un tratamiento invasivo (siempre tendremos que tener en cuenta las contraindicaciones de la cavitación en el cada caso concreto) y que, además, sea indoloro hace que esta técnica tenga actualmente una de las mayores tasas de popularidad entre los tratamientos adelgazantes, debido a los mínimos efectos secundarios de la cavitación estética.

Funcionamiento del tratamiento

La cavitación actúa directamente sobre la zona a tratar, en este caso el abdomen, mejora la actividad linfática, reduce la acumulación de células grasas y reafirma la piel, todo ello sin cirugía, sin dolor y sin anestesia, uno de los principales activos de este tratamiento, que puede llegar a ofrecer unos resultados muy similares a los de la más conocida liposucción.

El tratamiento de la cavitación, en éste caso abdominal, es posible realizarlo en clínicas especializadas o realizar la cavitación en casa, con unos aparatos especialmente diseñados para el tratamiento en nuestro hogar (aparatos para cavitación en casa) y un gel conductor para transmitir el ultrasonido y que aplicaremos previamente.

Tanto si lo realizamos de una forma o de otra, éste tratamiento se realiza con una máquina de cavitación que emite ultrasonidos de baja frecuencia y que transforma la grasa de un estado sólido en una sustancia semilíquida que es eliminada por nuestro sistema linfático y las vías urinarias. Esta eliminación es completada por un proceso de compresión-descompresión de la zona, y aquí es dónde la presoterapia viene en nuestra ayuda. De esta forma, se puede perder grasa realmente donde se necesita.

Por otro lado, es posible que una cierta flacidez aparezca en la zona, resultado de la desaparición de esa grasa, que se resuelve con tratamientos de radiofrecuencia (con gran utilidad en éstos casos y en la eliminación de arrugas faciales).

La cavitación, sin embargo, no es un tratamiento estándar para promover la pérdida generalizada de peso sino para tratar problemas de grasa localizada. Tampoco es una técnica milagrosa, por lo que uno siempre tendrá que poner de su parte y apostar por una dieta saludable y baja en grasas y hacer algo de actividad física, aunque sea muy suave, para favorecer unos mejores resultados. El tratamiento se realiza a lo largo de varias sesiones y uno de los factores que más aprecian quienes ya lo han probado es que se pueden obtener resultados visibles a partir de la primera sesión.

Veamos cómo se trata la zona de abdominales laterales:

¿Te ha parecido útil ésta información?, si así lo crees, compártela por tu canal favorito en los enlaces de abajo (Facebook, Google +, Twiter,…)